DENUNCIAMOS, DIABETES I, HERRAMIENTAS COMPLEMENTARIAS, INICIO

Juan M. Gómez: “Las bases de los empleos públicos no pueden regirse por leyes obsoletas”

ENTREVISTA

Abogado. Asesor Jurídico de la Asociación de Diabéticos de Madrid hasta marzo de 2012, un puesto que abandonó para ocupar la presidencia de la organización. Persona con diabetes desde hace casi 30 años. Comprometido y defensor de los derechos de las personas con diabetes. Hablamos con él sobre discriminación laboral en el terreno de la diabetes y en qué punto se encuentra la legislación actual. 

La Constitución reconoce el derecho de los españoles a trabajar sin que pueda existir discriminación alguna por razón de enfermedad, ¿por qué seguimos leyendo casos de personas con diabetes que tienen problemas laborales?

Tenemos derecho a no ser tratados de forma diferente por tener diabetes cuando vamos a buscar un empleo, pero esto es muy sutil. Se puede dar el caso de que alguien te rechace si se entera que tienes diabetes, de hecho, es algo que me he encontrado a lo largo de mi carrera profesional como abogado.

¿Cuál es a día de hoy la lucha en el terreno laboral de las personas con diabetes?

El tema de las bases de las convocatorias de los empleos públicos, porque hay bases en las que se especifica que no puedes acceder a determinado trabajo si padeces diabetes. Lo que nos gustaría es que desaparezcan estas cláusulas genéricas que discriminan a las personas con diabetes.

¿Por qué?

Hay que evaluar a las personas individualmente, dejando la diabetes al margen. Lo que no puede ser es que con los increíbles avances que ha dado la diabetes en los últimos años, se siga aplicando una legislación obsoleta de hace 30 o 40 años.

Pongamos un caso práctico. Una persona contrata a otra con diabetes. La diabetes se complica y falta al trabajo repetidamente, aunque tiene las faltas justificadas. ¿Tiene la potestad el empresario de despedir al trabajador?

Si ha faltado una proporción de días importante claro que se puede despedir. Es lo que dice la norma laboral. Nunca el despido tiene que ser porque padeces diabetes, sino por los días faltados. Es un despido procedente pero objetivo, por lo que conlleva una pequeña indemnización.

Y en el caso de que se encuentre en edad de trabajar, pero no pueda hacerlo por sus complicaciones con la diabetes, ¿el gobierno protege a estas personas?

Sí claro. Si lo que hay son complicaciones se aplica la norma de la Seguridad Social. Hay una sentencia que habla sobre una persona que trabajaba en un matadero municipal con grandes esfuerzos físicos y una diabetes tipo 2 con muchísimas complicaciones, lo que conllevó a que le dieran el certificado de incapacidad permanente en su trabajo acompañado de una pensión, aunque la diabetes en prácticamente ningún caso se considera como discapacidad.

Entonces no hay discusión con respecto a este tema…

Las asociaciones están prácticamente de acuerdo, no queremos que se nos reconozca como discapacitados.  Lo que pasa es que no se nos reconocen nuestros derechos porque la diabetes no se considera discapacidad, pero se nos discrimina por otros motivos. Hay gente que prefiere que lo reconozcan como discapacitado para tener derechos, es comprensible. Estamos en un limbo legal muy peligroso.

Un trabajador, ¿tiene la obligación de decir que tiene diabetes en una entrevista de trabajo?

No, en absoluto. Una persona en una entrevista de trabajo tiene que hablar de su currículum, de su labor profesional, de sus conocimientos y de sus experiencias. El problema es que hay convocatorias de empleo público en las que pone como requisito no tener diabetes.

Las bases para acceder a puestos de trabajo que requieran un gran esfuerzo físico, como bombero o policía, presentan este tipo de restricciones. ¿Podría una persona con diabetes ocupar estos puestos de trabajo?

Para estas plazas los criterios de seguridad son muy exigentes. Obviamente no todas las personas con diabetes pueden ser bombero, pero tampoco lo pueden ser todas las personas que no lo son. Hoy por hoy conozco gente que corre maratones, que suben montañas y posiblemente puedan ser bomberos, hay casos más sangrantes como el de un joven en el Metro de Madrid.

¿Qué ocurrió?

Un joven de alrededor de 30 años obtuvo una plaza para vender tickets en el metro y se le negó el puesto de trabajo.

¿Y ante eso, qué se puede hacer?

Impugnarlo y esperar a que el juez te dé la razón. En este caso fue así, pero claro, ya te tienes que ir a los tribunales, que se rigen por unas normas establecidas por los parlamentos. Un tribunal lo único que puede hacer es ir a la ley, valorar las circunstancias del caso y dictaminar de acuerdo a los hechos y a la ley vigente. Si hubiera una ley en la que se especifique que no se puede discriminar a nivel laboral por tener diabetes, el juez tendría más manga ancha para pedir explicaciones al empleador del porqué de la discriminación.

¿Se ha puesto en marcha alguna iniciativa para que esta ley sea una realidad?

Hace poco hubo una proposición “no de ley” (PNL), en la que todos los partidos por unanimidad estuvieron de acuerdo en que no se discrimine por diabetes en el empleo público. Pero claro, una proposición “no de ley” es una declaración de intenciones. Me gusta saber que existe la intención, pero sinceramente esto no tiene ninguna efectividad. Debería ser un proyecto de ley que se aprobase y entrase en rigor. Hay que insistir para que esta PNL se convierta en ley y en norma vigente. Se debería seguir demostrando que los despidos se han producido por una discriminación, pero sería mucho más fácil.

¿Cuándo dejará de ser la no discriminación laboral por diabetes una declaración de intenciones?

Cuando los políticos se pongan de acuerdo. Es necesario que se anule la cláusula genérica, aunque si un organismo determina que una persona con diabetes no puede desempeñar un trabajo no podrá hacerlo. Pero eliminando la cláusula genérica algunas prohibiciones que hay ahora desaparecerán y obligará a las administraciones a revaluar y actualizar las convocatorias, de manera que no se usen leyes de hace 30 años. Eso sería un paso interesante. Por ejemplo, el Metro de Madrid que actualice sus criterios, que dejen de regirse por bases de hace decenios. No arreglaría las cosas del todo, pero las facilitaría.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s